BLOG SERVICIOS

¿Influye el certificado energético en la venta de un piso?

Para toda vivienda que se encuentre en venta es obligatorio que esta cuente con la certificación energética, y esto es una valoración de cuanta energía consume una vivienda y cuanto CO2 emite a la atmósfera, estableciendo varias categorías para cada inmueble y van de la “a” a la “g”, en función de su consumo energético y sus emisiones. Todo esto nace de los problemas de la crisis del petróleo en la década de los años 70, y es cuando los países desarrollados toman conciencia de lo que es el ahorro energético y la importancia que tendrá en el futuro.

Los factores influyentes en la calificación energética de una vivienda está en la envolvente del edificio, es decir, las pérdidas de calor a través de elementos como el techo, las paredes o el suelo; también influyen los elementos de climatización, el agua caliente o la iluminación. En función de todo esto la vivienda va a ser más o menos eficiente y de ello depende la calificación energética final.

Con el certificado energético en el mercado de las viviendas se va a tener toda la gama y lo importante es que el precio vaya acorde, habrá pisos con calificaciones energéticas altísimas en las que todos los elementos tengan una alta eficiencia aunque previsiblemente el producto va a tener un precio más alto para quien se lo pueda permitir. Algunas otras personas accederán a niveles más bajos, pero lo importante es que el comprador lo sepa y que el precio de la vivienda este acorde.

Cabe destacar que un técnico cualificado será el que emita el certificado energético, el propietario tendrá que buscar en el mercado a expertos en esta área, el cual serán controlados por la administración, y en España hay empresas que se dedican a este campo. El coste de este certificado se considera perfectamente asumible, ya que no debería superar los 400 a 500 euros para una vivienda

Este certificado influye en el precio del piso, ya que el vendedor de una vivienda eficiente va a poder presentar su producto en un mercado donde va a tener mejor acogida; la calidad de una vivienda con una pequeña inversión en torno a unos 6.000 euros de media, va a ganar mucho y es aún más probable que el propietario después pueda vender dicha vivienda con una diferencia bastante mayor a esos 6.000 que se ha invertido en mejorar su eficiencia.